La bacteria que provoca intoxicación suele aparecer en lugares donde se sirve comida a grupos grandes. (Foto: Especial)

¡Cuidado! El tradicional recalentado podría intoxicarte

El recalentado podría enfermarte si no lo conservas con precaución
Redacción | El Universal
29 Noviembre, 2019 | 15:00 hrs.

Ya vienen las fiestas decembrinas y con ellas las grandes comidas familiares y el clásico recalentado, por lo que los grandes estofados y los guisos en ollas grandes pueden provocar intoxicaciones alimentarias si no se tienen las medidas necesarias de prevención.

Las intoxicaciones alimentarias son provocadas comúnmente por la bacteria clostridium perfringens. Este tipo de bacteria se encuentra en la carne y aves crudas, en los intestinos de animales e incluso en el medio ambiente, y algunas de sus cepas contienen una toxina que provoca diarrea.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, las carnes y las aves son la mayor fuente de infección de la bacteria C. perfringens, sobre todo en alimentos como asados grandes o guisos en grandes cantidades que no se conservan a temperaturas adecuadas.

La bacteria que provoca intoxicación suele aparecer en lugares donde se sirve comida a grupos grandes y puede afectar a cualquier persona que coma alimentos infectados con la  C. perfringens.

Los síntomas de la intoxicación alimentaria comienzan con diarrea y cólicos abdominales que se presentan de 6 a 24 horas después de haber consumido los alimentos contaminados. La enfermedad por lo general comienza de manera repentina y no dura más de 24 horas, puede además provocar diarrea pero no es contagiosa.

Para prevenir una intoxicación alimentaria por este tipo de bacteria es necesario que los alimentos sean cocinados a una temperatura “segura” que va de los 60 a los 75 grados centígrados, dependiendo del alimento que se esté cocinando.

Además una vez que los alimentos ya estén cocinados es de suma importancia refrigerarlas a una temperatura menor de los 4 grados tan pronto como sea posible y no más de dos horas después de prepararlas.

Las ollas con grandes cantidades de alimentos o los trozos grandes de carne deben dividirse en porciones pequeñas para asegurarse que toda la comida se enfriará correctamente y en poco tiempo.

Para el recalentado es necesario que la comida alcance temperaturas de 74 grados centígrados o más antes de servirse, esto para eliminar cualquier bacteria que se haya multiplicado.

Es probable que los alimentos contaminados no tengan un sabor, olor o apariencia diferente, por lo que es peligroso ingerir cualquier alimento no refrigerado, aun cuando parezca en buen estado, indica CDC.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS